jueves, 6 de noviembre de 2014

¡¡¡Por fin otoño!!!

No es que me encante el frío, ni mucho menos, más bien es que estaba bastante hartita del calor... pero me encanta que hayan bajado las temperaturas y hayan caído algunas gotas.


Empiezan entonces esos cielos grises y suelos marrones con tanto encanto, las chaquetas, pañuelos y demás complementos, las tardes de sofá y mantita (con libropeli o juego de mesa), los calditos calientes y el chocolate hirviendo, las botas de agua, los planes por Navidad, las sábanas afelpadas y los nórdicos (aunque no eviten los pies fríos), en fin, empieza el otoño y yo me pierdo en él... 

Comparto este poema de Juan Ramón Jiménez para celebrar la entrada real de la estación, que se ha producido más de un mes después de la oficial.


OTOÑO 

 Esparce octubre, al blando movimiento 
del sur, las hojas áureas y las rojas, 
y, en la caída clara de sus hojas, 
se lleva al infinito el pensamiento. 

 Qué noble paz en este alejamiento 
de todo; oh prado bello que deshojas 
tus flores; oh agua fría ya, que mojas 
con tu cristal estremecido el viento! 

 ¡Encantamiento de oro! Cárcel pura, 
en que el cuerpo, hecho alma, se enternece, 
echado en el verdor de una colina! 

 En una decadencia de hermosura, 
la vida se desnuda, y resplandece 
la excelsitud de su verdad divina. 


  ¡¡¡POR FIN ES OTOÑO!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario