jueves, 2 de octubre de 2014

Horrible experiencia en la Ciudad de las Artes y las Ciencias

Habitualmente utilizo este blog para recomendados cosas que me gustan y suelo obviar las que menos me han satisfecho, pues la indiferencia suele servir... pero hoy no puedo callarme y os voy a DES-RECOMENDAR TOTALMENTE las “Waterballs” de la Ciudad de las Artes y las Ciencias.



Os contaré lo que nos sucedió el pasado sábado, cuando acudimos a esa zona del río donde se celebraban actividades con motivo del 'Día del Instituto Confucio'...

Estábamos bastante distraídos con los espectáculos y desfiles que se estaban realizando, pero con el fin de acabar mejor esa mañana, mi madre decidió invitar a Víctor a subir a una de las bolas hinchables sobre el lago cercano al Hemisféric, a un precio (todo hay que decirlo) bastante asequible: 5 € / 10-15 minutos.

A mí ya no me gustó en exceso la actividad (debería hacer hecho caso a mi instinto) pues había, a menos de 20 centímetros del agua, 2 alargadores de electricidad para dotar de energía a la máquina que llena de aire cada bola, pero bueno, confié en que llevaban todo el verano realizando lo mismo y habrían pasado los controles pertinentes.

Una vez subido en la bola transparente, Víctor permaneció unos 5 minuatos en la atracción y su bola empezó a llenarse de agua, y sin que nos diéramos cuenta el niño tuvo que salir por su propio pie (más bien a nado) de su bola y del lago.

Ante esa extraña situación, nos sorprendió la reacción del organizador que siguió atendiendo a otros clientes sin sorprenderse ni siquiera, ni preguntar por el estado del niño y solo cuando nos dirigimos a él, se ofreció a echar algo de aire sobre la ropa de Víctor que estaba totalmente empapado.

Nosotros, desnudamos al niño y lo tapamos con chaquetas (luego tuvimos que volver a casa, no quiero ni pensar lo que supondría para un turista o crucerista esta situación) y al volvernos a dirigir al responsable bastante impactados y sorprendidos por lo sucedido, nos dijo que no iba a devolvernos el dinero, pues él había hecho su trabajo.



Realmente nos dejó alucinados la actitud, viendo como no se hacían cargo de nada y ni siquiera se disculpaban u ofrecían una explicación (bueno sí: "Habré cerrado mal la cremallera"), al cabo del rato de intentar obtener alguna respuesta, otro responsable de la atracción se acercó diciendo: "Tomad los 5 €", que nosotros, por supuesto rechazamos, y nos fuimos con la sensación de haber sido estafados, menospreciados y con el miedo de que hubiera podido ocurrir algo peor sin que nadie se encargara bien del asunto, un PELIGRO.

Después me he informado y se trata de la empresa Water Fun Vlc que ha instalado en los lagos artificiales que se sitúan frente al Museo de las Ciencias Príncipe Felipe y al Hemisfèric canoas y pelotas hinchables, pero que no está a la altura de mi querida Ciudad de Las Artes y Las Ciencias

No hay comentarios:

Publicar un comentario