lunes, 30 de junio de 2014

Demasiada televisión para los niños

Aun a riesgo de parecer apocalíptica, hoy quiero traer a este espacio una reflexión sobre un tema que lleva mucho tiempo preocupándome: LA TELEVISIÓN Y LOS NIÑOS.

Desde que Víctor nació, intenté que se familiarizara con las nuevas tecnologías y le puse los famosísimos y falsísimos vídeos de 'Baby Einstein' que después hasta The Walt Disney Company ofreció  la posibilidad de reembolsar el dinero 'ante las evidencia de que no eran educativos ni incrementaban el intelecto de los bebés.



Después, poco a poco fui dejándole utilizar mi móvil (ya con 2 ó 3 años) y hasta le compramos una tablet y le permitimos empezar a jugar con los juegos didácticos de la Wii o el ordenador (convenientemente limitado con el 'control paterno'). Pero resulta que a día de hoy me encuentro con que fuera de las actividades extraescolares y los ratitos que se pueden rescatar para ir al parque, los niños pasan muchas horas en casa...

...Víctor en concreto disfruta allí de ratitos de ocio, jugando con sus cosas o leyendo y también con juegos que comparte alguna vez conmigo, pero pasados unos minutos, la atracción por la televisión se hace evidente y por desgracia, a todas horas hay en TV programación más que apetecible para los peques, que otros muchos niños ven y comentan con él.

Por eso yo me encuentro con dudas existenciales sobre el tiempo que deben pasar mirando la pantalla y sobre la conveniencia o no de prohibirle ver ciertos programas, pues lo mismo hacen dibujos para niños de 2 años como de 12, extremos que no aportan mucho a su intelecto.

Buscando información sobre el tema, veo que los últimos estudios indican que en España, los niños ven la televisión una media de dos horas y 34 minutos al día, casi 937 horas al año, lo que en general da lugar a niños irritables, agresivos, con problemas de concentración, que siempre tienen sueño y unos kilos de más.

Yo recuerdo esperar con ansia que llegara la hora de ver 'Barrio Sésamo', 'Oliver y Benji' o 'Bola de Dragón', unos minutos al día, que servían de desconexión para luego seguir con los juegos y tareas tradicionales, pero hoy en día, a cualquier hora y en cualquier circunstancia existe la posibilidad de ver televisión, vídeos, canciones, etc. y en mi opinión es excesivo para unos niños que van así cerrando sus mentes a la imaginación, la creatividad y la actividad mental.



Por eso os traigo unos consejos que he encontrado buscando sobre el asunto, pero más bien os pido que me ayudéis con ideas a conseguir buscar alternativas a la realidad de que hay demasiada televisión para los niños:

  1. Limita la cantidad de televisión que ve tu hijo (entre 1 y 2 horas al día de TV, videojuego o aparatos electrónicos es más que suficiente).
  2. Mira la televisión con tu hijo, ayudarás a que tenga criterio y controlarás qué ve.
  3. Pídele que elija programas específicos, no sirve encender la televisión sin ton ni son.
  4. Escoge programas diseñados para niños que aporten valores y mensajes positivos.
  5. Ayuda a tu hijo a mirar con un ojo crítico, explicale lo que está pasando en el programa y señala la diferencia entre los capítulos y la publicidad. 
Además, puedes utilizar la televisión en tu beneficio y aplicar el contenido de cada programa para reforzarlo con otras actividades, empleando los mensajes y enseñanzas para prolongar la diversión y el aprendizaje.

¡Ay! queda tan bonito escrito...falta ponerlo en práctica...

No hay comentarios:

Publicar un comentario