miércoles, 8 de enero de 2014

Lluvia de albóndigas, humor, color y esperpento

La pasada semana tuve la oportunidad de disfrutar de una tarde de cine infantil con Víctor, pues por cortesía de e-Dreams pudimos ver 'Lluvia de albóndigas 2', con entradas gratuitas que compartimos con su amigo Daniel y su madre, mi amiga Virginia.



Yo no tenía conocimiento previo de la trama de la 1ª parte de Lluvia de albóndigas, por lo que me sorprendí bastante con tan esperpéntica temática, trama y puesta en escena...

La historia narra como el inventor Flint Lockwoods se une a la compañía The Live Corp Company, regentada por su ídolo, el genio Chester V. Allí buscará brillar, creando algún invento que destaque para que se reconozca su valor.

Pero Flint descubre que la máquina que inventó en la primera película para convertir agua en alimentos, ha pasado a crear híbridos de animales-comida, con lo que para salvar a la humanidad, deberá destruirla tras enfrentarse a tacocodrilos, gambancés, mosquitostas, merendusas o hamburgarañas.





Los niños salieron realmente divertidos, pues es una película con mucha acción y guiños muy graciosos (como una 'relaxing cup of café con leche'), por lo que pasamos un rato muy entretenido.

Pero he de decir en contra, que el comienzo es algo complicado de seguir y que no deja ningún mensaje (como yo sí creía que haría con el medio ambiente), aunque sobre todo cabe destacar el caos total de los animales-comida que me fue pareciendo cada vez más desagradable con trozos mezclados de pimiento, guindillas, queso, etc. pero claro, ya no tengo la inocencia, la capacidad de sorpresa y el estómago de los niños...

No hay comentarios:

Publicar un comentario