miércoles, 21 de agosto de 2013

21 de agosto... el robo la Mona Lisa

Tal día como hoy, 21 de agosto pero del año 1911 se cometió uno de los más sonados y espectaculares robos de arte, el de una de las pinturas más famosas del mundo, el cuadro la de La Mona Lisa La Gioconda, de Leonardo da Vinci.

Fue Vincenzo Peruggia, un joven italiano de  29 años, que decidido a cometer el hurto, se escondió la víspera en uno de los numerosos armarios empotrados del Museo del Louvre, en el que los copistas dejaban sus lienzos y caballetes.




Él había trabajado durante 3 meses, como cristalero en la cubierta que protegía a la Mona Lisa y conocía los entresijos del lugar

Simplemente tuvo que salir de allí y descolgar del Salón Carré el cuadro de 76,8 x 53 centímetos y esconderlo debajo de su bata, para salir tranquilamente del museo (con la ayuda involuntaria de un fontanero que pasaba en ese momento y le abrió la puerta), pues era lunes y el Louvre estaba cerrado. 

Fue el también pintor Louis Béroud, un habitual del museo, que descubrió al día siguiente el suceso, los periódicos se hicieron eco de la triste y llamativa noticia: “‘La Gioconda’ ha desaparecido”, “Una desaparición misteriosa en el Louvre”,  “‘La Gioconda’ se ha ido, nadie sabe con quién ni cómo”.

La policía comenzó entonces una infructuosa investigación que cerró el museo 1 semana, llegó incluso a interrogar a Pablo Picasso y el poeta surrealista Guillaume Apollinaire pasó unos días en prisión.

Pero la obra no aparecía, el propio Louvre había perdido toda esperanza y colgó en su lugar el lienzo Baldassare Castiglione, de Rafael.
Un día, Alfredo Geri, un marchante de arte de Florencia, recibió una carta de Peruggia indicándole (bajo el pseudónimo de Leonardo) su intención de devolver la Mona Lisa a su país, a cambio de 500.000 liras. 


Geri acudió inmediatamente a la policía y Peruggia fue detenido tras lo que confesó que había robado el cuadro porque se trataba de una obra de Italia que Napoleón robó y se llevó a Francia.

De este modo, el lienzo que Leonardo Da Vinci pintó entre 1503 y 1506, aparecía en la misma ciudad donde fue creado, el anticuario recibía una importante recompensa monetaria que La Sociedad de Amigos del Louvre había ofrecido a quien ayudase a localizar el cuadro y el ladrón fue juzgado en Italia y condenado a 1 año y 15 días de cárcel, aunque cumplió 7 meses y 9 días. 
La obra descansa desde entonces en el Museo del Louvre y a pesar de que desde Italia han pedido en numerosas ocasiones que regrese a su país de origen, los responsables de la institución francesa dicen que el cuadro no se moverá de París por su "extrema fragilidad" ya que el viaje podría causarle "daños irreparables".



Una sorprendente historia de uno de los cuadros que más me ha impresionado... ¿La conocíais?

No hay comentarios:

Publicar un comentario