lunes, 24 de junio de 2013

¿Porqué desaparecen las cosquillas?

Ahora que tengo los fines de semana libres, es realmente un gusto que Víctor venga a eso de las 9 o 9:30 h (por suerte no es muy madrugador) a nuestra cama a despertarnos, el sábado o el domingo.

Mientras a su padre lo despierta con algún conjuro maléfico o lanzándole rayos mortales, a mí siempre lo hace intentando hacerme cosquillas en las axilas o en los pies, pero luego me pregunta que porqué no me río tanto como él y yo le contesto: "Porque los mayores no tenemos cosquillas"



Así que, ahora me toca a mí preguntarme: ¿Porqué los mayores no tenemos cosquillas?

Empecemos por el principio, las cosquillas son una sensación agradable que se experimenta en algunas zonas del cuerpo al ser rozadas o tocadas de forma ligera y suele provocar la risa involuntaria.

Estimulan el cerebro con emociones positivas y suelen darse en las axilas, las costillas, las palmas de las manos, las de los pies, la cintura, el cuello y las rodillas.

Un estudio del Instituto de Neurología del University College de Londres ha mostrado que no es posible autoinducirse las cosquillas debido a un mecanismo cerebral que anticipa nuestros propios movimientos bloqueando así la sensación de cosquilleo.

Y ahora llegamos al meollo, pues conforme nos vamos haciendo mayores tenemos menos cosquillas, ya que reaccionamos de una manera más tranquila frente a las personas que nos rodean y además tenemos menos sensibilidad cutánea y algo más de vergüenza adquirida.

En definitiva, que sentimos menos cosquillas porque hemos perdido la inocencia de la infancia, así que... hoy me propongo recuperar la ingenuidad, el misterio y el encanto, ser aún una niña, reírme cada vez que me apetezca y sobre todo... romper el mito y dejar que me hagan muchas cosquillas...



¡¡¡FELIZ LUNES!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario