lunes, 6 de mayo de 2013

Los quesos (franceses) y yo...

Como habréis podido imaginar (si no lo sabíais ya), después de hablaros de mi adorada Fondue de Queso, es mi gran amor por los quesos de todo tipo, pero en especial por los más fuertes y... ¡¡¡APESTOSOS!!!

Mi marido, sabedor de este vicio confesable, estuvo hace unas semanas en la zona sureste de Francia, por motivos familiares, y me trajo aunque a él no le gusten, algunos quesitos de la zona y del país bastante interesantes.

Empezamos por un clásico, el Camembert, en este caso, Miguel eligió un queso de Le Rustique, una marca de la región de la Baja Normandíaque produce un delicioso queso de pasta blanda con corteza enmohecida y un 21% de grasa en materia grasa, fabricado con leche a la que llaman "de primavera", de las vacas que han pasado todo el invierno en las praderas.




También, y casi que es mi preferido, se decantó por un queso Bleu des Causses, fabricado en la región de Auvernia, lo que llaman un auténtico roquefort de leche de vaca y que se fabrica en las cuevas calcáreas de Causses, especialmente en las de los acantilados de las Gorges du Tarn.




El más agradable para todos los gustos (pues hay gente a quien no le gusta que el queso les "abra" el paladar), fue la crema de queso azul Saint Agur, algo más suave que los demás y sobre todo cremoso y fácil de untar.




Y como Miguel sabe que me gusta cuidarme, me sorprendió con este queso especial de dieta, que tanto me ha gustado... Se trata de Sylphide Fondant se podría considerar como un pequeño placer que únicamente contiene un 7% de materia grasa y 141 kcal/100g, pero que no pierde toda la esencia del queso azul.






MIGUEL, GRACIAS Y UMMMMMMMMMMMM

No hay comentarios:

Publicar un comentario