viernes, 10 de mayo de 2013

Lorca, 2 años después

Como muchos sabéis, tengo un especial aprecio por la ciudad de Lorca, donde trabajé durante 5 años en la Cadena COPE, época que recuerdo con un cariño especial.



Por eso mañana, por desgracia es un día importante para mí, en el que me acordaré de todas las personas que hace 2 años sufrieron y siguen sufriendo hoy una de las catástrofes naturales más duras de los últimos tiempos en nuestro país.


En la tarde del 11 de mayo de 2011 la localidad sufrió un terremoto de 4,5 grados en la escala Richter al que dos horas después siguió uno superior de magnitud 5,1 grados, el mayor de los últimos 50 años en España.

El movimiento sísmico cuyo epicentro estuvo justo bajo el casco urbano de la ciudad y excesivamente superficial, fue sentido también en provincias colindantes, pero Lorca fue la que mayor daño sufrió.

Cerca del 80% de las viviendas se vieron dañadas y más de 1.400 tuvieron que ser derribadas (cerca de 500 se están levantando), entre otros también se derruyó el Instituto Ros Giner parte del Instituto Ramón Arcas Meca o la casa cuartel de la Guardia Civil, además se vieron afectados 33 edificios históricos. Sin olvidar las 9 víctimas mortales (entre ellas dos mujeres embarazadas y un niño de 14 años) y los 324 heridos.


Se conmemora una fecha fatídica, sin duda para todos los lorquinos y lorquinas, pero en especial para aquellos que todavía en el 2013 siguen luchando por devolver algo de normalidad a sus vidas. 

Aquellos que por una u otra circunstancia (generalmente debido a la fastidiosa burocracia bien sea del Ayuntamiento, Comunidad o Estado y a la injusticia intrínseca en este siglo XXI supeditado al dinero), no han podido volver a sus casas o negocios, reconstruirlos o llevar a sus hijos a instalaciones educativas en buenas condiciones.

Visito con frecuencia la ciudad y me sorprendo al encontrarme un solar donde antes se encontraba un bloque de pisos, pero lo peor está en los que viven ahí el día a día, en sus recuerdos, en las manifestaciones de los ciudadanos que piden cosas básicas, en aquellos que se juegan la vida cada día bajo techos inseguros o con el miedo de que todo pueda volver a suceder.

De vez en cuando se sobresaltan con otro temblor, además muchos tienen pesadillas, insomnio, miedo y desánimo, a todos ellos, familia, amigos, conocidos o incluso desconocidos, con todo mi cariño, les envío...



MUCHO ÁNIMO


No hay comentarios:

Publicar un comentario