lunes, 1 de abril de 2013

La peor contaminación...la del mar

Si el agua, imprescindible para la vida, cubre más del 70% de la superficie del planeta, me atrevería a calificar como "la peor" contaminación, la marina.

Y es que, a pesar de su inmensidad y la enorme riqueza biológica que encierran, WWF asegura que "nuestros océanos son frágiles, muy poco conocidos y especialmente vulnerables a las amenazas", a ellos va mucha de la basura que generamos y su efecto se extiende por cada uno de sus rincones. 



Pues desde el principio de la civilización, el ser humano lleva sirviéndose del mar para muchas de sus actividades, pero al mismo tiempo perjudicando el medio. Estos problemas se agravan con el actual crecimiento de la población, la pesca, el desarrollo costero intensivo, la contaminación y el cambio climático. 

En 1972, se firmó el Convenio sobre la prevención de la contaminación del mar por vertimientos de desechos y otras materias, también denominado Convenio de Londres y que en la actualidad suscriben 82 países. Su objetivo es promover el control efectivo de todas las fuentes de contaminación del medio marino, prohibiendo el vertido de los desechos u otras materias tales como material de alto nivel radiactivo, mercurio, cadmio, plásticos, o petróleo, requiriendo un permiso especial previo para el vertido de chatarras, desechos con cantidades considerables de As, Pb, Cu y Zn y un permiso general previo para el vertido del resto de los materiales. 



Pero a pesar de que podemos pensar que con esto es suficiente y que esta tarea es responsabilidad de gobiernos y grandes empresas (industria, agricultura, pesca, petroleras), cada persona, de modo particular y doméstico puede realizar acciones para prevenir la contaminación del agua, evitar la muerte del ecosistema marino y preservar la calidad del agua de riego y consumo, tras una simple depuración. 

Aquí os traigo unos consejos que como siempre, pretendo que os ayuden a título individual, a cuidar el medio ambiente, ya que nuestras actividades diarias pueden causar contaminación en alcantarillas, lagos, ríos y finalmente en los mares: 
  • Evita usar pesticidas en tu jardín: Pues cuando llueve, los productos químicos son arrastrados hasta los acuñiferos.
  • No tires sustancias contaminantes por el fregadero: pinturas, aceites, etc. utiliza el cubo de la basura o ciertos contenedores específicos. 
  • No arrojes al inodoro colillas, tampones, compresas, preservativos, etc. que deben depositarse en el cubo de la basura. 
  • Intenta consumir detergentes biodegradables para la ropa y vajilla.
  • Recoge los deshechos tras un día de playa.
  • Ahorra agua: cuanta menos se gaste, menos cantidad habrá expuesta a contaminación.


No hay comentarios:

Publicar un comentario