miércoles, 20 de marzo de 2013

¿El fenómeno Grillo en España?


En las reciente elecciones generales italianas (24 y 25 de febrero), el cómico y actor italiano Giuseppe Piero Grillo, más conocido como Beppe Grillo, fue (aunque no se presentaba oficialmente) respaldado con el gran éxito del partido que fundaba en 2009, el Movimiento Cinco Estrellas, que se había presentado en elecciones menores. 




Los votos superaron todos los pronósticos pues este partido se convirtió en el primer partido del Congreso con un 25,5 % (108 diputados) y un 23,8 % en el Senado (54 senadores).

El movimiento se concibe como una "asociación libre de ciudadanos" y sus "cinco estrellas" representan los ejes de su programa: agua pública, movilidad sostenible, desarrollo, conectividad y medio ambiente, algo muy en la línea de Grillo, quien se define como antipolítico y antisistema, pero que ha sabido canalizar el descontento general de un sector de los italianos con la clase política.

Eso, en Italia, pero... ¿y en España donde el hastío y 'desafección' política se encuentran en el ambiente de la sociedad? ¿Podrá darse este fenómeno Grillo?

Aclaraba el actor Andreu Buenafuente, al que muchos se aclamaron para que imitara a Grillo, qué el no valía para esto, pero que "lo que importa es que alguien coja la bandera de esa calle cabreada, alguien con sentido común, capacidad de liderazgo y una base moral honesta, con una visión moderna y justa del bien común, un hombre o una mujer de Estado. Los hay a decenas, estoy seguro".



Se llame Grillo o se llame Buenafuente, la calle está pidiendo a gritos que se la escuche, ante esta gran crisis económica y de confianza política y sobre todo que tenga máximas como “La honradez estará de moda”, algo que escribió el cómico Grillo en Twitter, al conocer los resultados electorales.

Se podría llamar 16-M, pues podría ser un paso más allá, del genial pero infructuoso movimiento 15-M, que nació antes de las pasadas elecciones en nuestro país, pero que al no buscar convertirse en movimiento político, dejo sin voz a miles o incluso millones de personas que seguro hubieran confiado en alguien que presentaba objetivos y deseos similares, tan lejanos de las familias políticas del resto de formaciones.

Así que, esperemos que alguien enarbole esta bandera y nos traiga un poquito de Pepito Grillo para aquí.




No hay comentarios:

Publicar un comentario