lunes, 18 de febrero de 2013

Fondue...pero de carne

Si os contaba que uno de los platos preferidos/estrella/de capricho en mi casa era la fondue de queso, hoy os comento cómo redescubrí un plato que hacía cerca de 20 años que no probaba, la fondue de carne.

El caso es que hace unas semanas invité a mi amiga Macarena Gea & company a cenar en mi casa y al ofertarles la fondue más convencional, me indicaron que el queso no era uno de sus platos preferidos. 

Así que me puse manos a la obra y rescaté la receta de la fondue bourguignonne (borgoñona), que a pesar de ser más simple, se convierte en una manera original y divertida de cocinar la carne en la propia mesa. 




Optamos, además de la recomendada carne de ternera (solomillo cortado en pequeños tacos), por usar carne de cerdo (también solomillo y con igual presentación) para preparar la fondue. 

Calentamos entonces aceite de oliva con un ajo y lo llevamos a la mesa en el recipiente de la fondue que se coloca sobre el quemador de alcohol, aquí es primordial un buen fuego para mantener la temperatura y que el aceite esté hirviendo intensamente. 



Los comensales iban pinchando trozos de carne y friéndolos en el aceite, hasta el punto deseado, para luego aderezar al gusto. 

Pues para acompañar, propusimos diversos condimentos: 
  • Sal 
  • Pimienta 
  • Especias Morocco: mezcla de especias marroquí 

Y varias salsas: 
  • Mostaza 
  • Salsa mayonesa casera 
  • Salsa Tártara 
  • Ketchup

Creo que pasamos una velada estupenda y a todos nos encantó este plato que conlleva un ritual divertido y entretenido.



UMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMM

No hay comentarios:

Publicar un comentario