viernes, 7 de diciembre de 2012

Cosas que hacer cuando ya tienes 30 años (III)

Después de los dos primeros posts de "Cosas que hacer cuando ya tienes 30 años", relacionados con nosotr@ mism@s cunado somos treintañer@s, en cuanto al cuerpo (DEPORTE) y al alma (REÍR), ahora traigo un objetivo muy importante con respecto a nuestro entorno:


RECICLAR


Con el paso de los 30 años, yo me he propuesto aportar madurez y coherencia a mi compromiso con la madre naturaleza. Ya no me valen las excusas de que no tengo tiempo, de que no cuento con espacio en casa, de que no hay cerca contenedores de reciclaje o de que no sirve para nada. 

Formo parte de las generaciones a las que ya nos enseñaron en el colegio la importancia de reutilizar y permitir que se reutilicen materiales tan escasos o contaminantes como son el papel, el vidrio o el plástico.

Adquiero hoy de nuevo un compromiso con el medio ambiente y sobre todo, la responsabilidad de enseñar a mi hijo la importancia de aportar su granito de arena para que la tierra se destruya un poquito más despacio.

Así que me centro cada día en separar los envases y depositarlos en su contenedor correspondiente para evitar llenar los vertederos y reducir la extracción de nuevas materias prima y el consumo de energía para fabricar de nuevo objetos reutilizables.

Sé que no hace falta, pero aprovecho para animaros a vosotros, refrescaros las pautas básica del reciclaje y quien sabe si resolver tal vez alguna duda de esas que nos surgen al tirar cualquier envase:




CONTENEDOR AMARILLO:

  • Envases de plástico: botellas vacías de líquidos, de productos de higiene personal y de limpieza; tarrinas de yogurt, natillas, cuajada, mantequilla, queso fresco, etc.; bandejas de corcho blanco; botes de alimentos; hueveras de plástico; vasos de plástico; tubos de pasta de dientes; bolsas de plásticO Y envoltorios de plástico.
  • Envases de metal: latas de bebidas, de conservas; sprays de cosmética personal; bandejas de aluminio de comidas precocinadas; papel de aluminio; tapas metálicas de los frascos; bolsas y recipientes de aluminio para alimentos.
  • Briks.




CONTENEDOR AZUL:

  • Papel y cartón: folios, folletos, cajas de cartón, hueveras de cartón, periódicos, revistas, cómics, cuadernos, cajetillas de tabaco, sobres (sin ventanilla), libretas, papel de regalo, cajas de lápices, paquetes de envolver azúcar, harina, etc., y bolsas de papel.
  • Pero nunca briks o cartones plastificados, ni servilletas, papel o cartón sucio o manchado de grasa.

CONTENEDOR VERDE:

  • Botellas de vidrio, tarros y frascos de vidrio, sin tapas o tapones.
  • Vaciar siempre el contenido y recordar que para tarros y botellas de medicamentos, existe un contenedor especial o Punto Sigre, adecuado para ellos. 
  • Nunca introducir cristalerías, vajillas, jarrones, ladrillos, etc.


Y un consejo importante, para todos los que nos comprometemos con el reciclaje. Ante la duda, optar por el contenedor de residuos orgánicos (el de toda la basura), así no contaminaremos el resto ni entorpeceremos el sistema de reciclaje.

1 comentario: