viernes, 28 de diciembre de 2012

Caramelos para el alma

Me sirve este blog, para acercaros mis gustos y aficiones o incluso descubrimientos que quisiera que vosotros también conocierais, un caramelo para el alma.

Hablaba hace unos días con una persona de la que me fío mucho de su gusto literario, que me decía que hoy en día, con el ajetreo de esta vida no hay nada mejor que leer poesía, mensajes bellos, con trasfondo y al mismo tiempo breves.

Y yo me puse manos a la obra... pero además de releer a los clásicos, de quienes siempre tenemos algún libro en casa (Celaya, Bécquer, Neruda o Benedetti), quería conocer y descubrir algo nuevo y que mejor que hacer caso de tantos y tantos sabedores que hoy en día consideran a Luis García Montero como el mejor poeta español vivo.



Este autor, nacido en Granada en 1958, es Catedrático de Literatura Española en la Universidad de Granada, ha publicado poemarios, libros de ensayo y hasta novelas y cuenta con reconocimientos como el Premio Adonáis (1982), el Premio Nacional de Literatura (1994) o el Premio Nacional de la Crítica (2003).

Al margen de inclinaciones políticas, ideologías y polémicas, creo que he encontrado un buen refugio para pequeños ratos de paz con pequeñas píldoras de cultura de temáticas contemporáneas, actuales y variadas, juzgad vosotros mismos:



Yo sé que el tierno amor escoge sus ciudades...



Yo sé
que el tierno amor escoge sus ciudades

y cada pasión toma un domicilio,

un modo diferente de andar por los pasillos

o de apagar las luces.



Y sé

que hay un portal dormido en cada labio,

un ascensor sin números,
una escalera llena de pequeños paréntesis.

Sé que cada ilusión
tiene formas distintas
de inventar corazones o pronunciar los nombres
al coger el teléfono.
Sé que cada esperanza
busca siempre un camino
para tapar su sombra desnuda con las sábanas
cuando va a despertarse.

Y sé
que hay una fecha, un día, detrás de cada calle,
un rencor deseable,
un arrepentimiento, a medias, en el cuerpo.

Yo sé
que el amor tiene letras diferentes
para escribir: me voy, para decir:
regreso de improviso. Cada tiempo de dudas
necesita un paisaje.

                                          

                           Luis García Montero 
                        (Diario Cómplice, 1987)


Fotografía de Javier Gurrea

    

No hay comentarios:

Publicar un comentario