viernes, 30 de noviembre de 2012

Los abuelos, un regalo impagable

Nuestra generación forma parte de aquellas privilegiadas que han podido disfrutar de sus abuelos de una manera especial y los que aún contamos con algunos, debemos agradecer ese vínculo y esos sentimientos que hemos logrado tejer.

Mientras los padres/madres trabajaban ellos (jubilados/as o amas de casa) fueron en nuestra infancia y juventud, los encargados de cuidarnos, criarnos y mimarnos.

Se encargaban de preparar desayunos, almuerzos, comidas (siempre según petición), llevarte al cole o al autobús, revolcarse por el suelo jugando, te enseñaban a montar en bici o a coser, se dejaban estirar del pelo, te contaban historietas, cambiaban de canal para poner los dibujos o  te compraban cromos o chuches aunque no te portaras del todo bien.

Ahora, cuando ya hemos crecido, somos nosotros los que debemos cuidarlos a ellos, quererlos mucho y disfrutar de lo que todavía nos puedan enseñar.



MIL BESOS IAIA

2 comentarios:

  1. Aun recuerdo cuando la Sr Pilar me enseño a leer la hora en un reloj analógico, o cuando cortaba una rosa del rosal de mi casa para llevárselo.
    Tengo mil y una anécdotas de mis abuelos con mis primos...una lastima que ya no estén aquí.
    Un abrazo muy fuerte para las dos y cuida mucho de tu iaia!

    ResponderEliminar
  2. Ahora sí que me emociono, gracias por estos recuerdos.

    ResponderEliminar