viernes, 12 de octubre de 2012

Cosas que hacer cuando ya tienes 30 años (II)

El otro día os hablaba de un objetivo importante que me había fijado hacer, al cumplir los 30 años, DEPORTE.

De hecho, estoy sorprendida no haber fracasado ya, a la primera de cambio, estoy haciendo entre 2 y 3 horas de deporte a la semana, pilates, natación o un ratito en la sala de musculación (superar mi pánico a volver a sufrir el spinning es el siguiente paso), aunque nadie asegura que no me rinda...

Y es que yo pienso, que la prisa por hacer cosas, no me llegó antes de cumplir los 30, si no que ahora que los he cumplido, me quiero fijar metas y propósitos que espero ir cumpliendo en los próximos 30 años (¿quién dice que no seré una sexagenaria en plena forma, con tanto deporte?)

Ahora que soy una  三十路 (MISOJI), como llaman en japón a las mujeres que pasan de los 30 años, quiero también mejorar mi salud y aspecto interiores.

Para ello, creo que todas las treintañeras, deberíamos intentar ser más positivas y disfrutar de los pequeños placeres de la vida, dejando atrás sentimientos de generaciones anteriores, culpables por buscar sentirse bien y ser ellas mismas, pero sin tener que ser las más frías, independientes o feministas del mundo.

Un equilibrio difícil, pero idílico que con vivencias y experiencias en carne propia y consejos y testimonios de gente que quiero, busco conseguir.

Ahí va una lista de varios "mantras" con los que pretendo alcanzar nada más y nada menos que el...NIRVANA (ja, ja, ja...con estar algo menos estresada, me conformo):

Mi hijo Víctor y mi hermana Anabel
  1. No esperar mucho de los demás, sobre todo si los quieres, quiérelos tal cual y si te dan algún extra, pues eso que te llevas.
  2. No tener miedo al cambio, las cosas están aquí y ahora, disfrutémoslas intensamente, pero si tenemos/debemos/queremos dar un giro a la vida, hacerlo sin miedo y con paso firme.
  3. Disfrutar de los placeres más simples y relajarte con ellos: Meterte en la cama con las sábanas recién cambiadas, pararte a oler en la puerta de una panadería, pasar los pasos de cebra solo pisando las franjas blancas o jugar al escondite (en eso, yo tengo ventaja, con lo que le gusta a Víctor).
  4. Reírte de ti misma: Si te caes en plena calle, no sientas vergüenza y ríe, si te equivocas, adelántate a los demás y coméntalo, no intentes esconderte. 
  5. Dejar alguna decisión a cargo de la intuición o la espontaneidad: Tanta organización ya cansa...
  6. No comprometerse con demasiada gente, aprende a decir NO y vete de donde no estés a gusto.
  7. No te arrepientas, ni por lo que hiciste ni por lo que no hiciste, mira hacia adelante y aprende del posible error, pero nunca te ancles en esa decisión.
  8. Viajar: Yo, para empezar la treintena, me he organizado un viajecito magnífico a Polonia para visitar a mi hermana Anabel, va a ser el primero de una larga lista, el mundo me espera.... (Os contaré detalles)
  9. No criticar, no ayuda para nada y además, sabiendo que cada uno tiene sus circunstancias, esperemos no ser criticados cuando las nuestras nos obliguen a actuar de determinada manera.
  10. Reír: Sería la suma tal vez, de todas las anteriores, porque si viajas debes reír, si actúas con espontaneidad te acabarás riendo, si no tienes miedo te ríes más... Así que la conclusión y el mantra a aplicar cada mañana, sería: 
REÍR

Plaza del Mercado-Rynek Starego Miasta, Varsovia (Polonia)

Follow my blog with Bloglovin

1 comentario: